lunes, 28 de julio de 2014

Cómo escoger el mejor crédito hipotecario


Adquirir una hipoteca se encuentra entre unas de las decisiones financieras más importantes de la vida y para un adulto joven que ha comenzado una vida laboral, significa comenzar a construir un patrimonio seguro y duradero. Conocer los principios básicos de una hipoteca te ayudará a elegir el mejor momento para dar este paso de acuerdo a tus intereses:
1. ¿Estoy listo para financiar una hipoteca?: una hipoteca es un préstamo a mediano o largo plazo que se liquidará en cuotas mensuales. En ocasiones el gasto de éste será un poco más elevado que una renta normal, por lo que es primordial contar con buena solvencia económica para poder cumplir puntualmente con los pagos. Toma en cuenta también que existen tres tipos de tasa de interés (tasa fija, tasa variable y tasa mixta) que pueden variar a los largo del periodo de vida del crédito.
2. ¿Qué perfil debo cumplir para ser buen candidato a crédito hipotecario?: Para que una institución financiera te otorgue un crédito sin problema debes contar con buenos antecedentes financieros, antigüedad laboral e ingreso mayor al monto del financiamiento. Existen herramientas que te pueden ayudar a simular tu estado financiero para tener una visión más clara de las condiciones y plazos a las que te puedes comprometer.
3. ¿Qué debo esperar al hacer el primer pago?: Es probable que el primer monto para comenzar la liquidación de un crédito hipotecario sea un poco más elevado que los demás dado que algunas instituciones financieras pueden requerir –aunque no es muy común– de hasta un 20% ó 50% del valor de la vivienda. Se debe tener muy presente que la cuota total a la que te estás comprometiendo no excede dos veces el monto de tus ingresos anuales.
4. ¿Es posible cancelar las cuotas mensuales por un tiempo?: En caso de no poder solventar los pagos hipotecarios, no es fácil “congelar” o simplemente cancelar la cuota, pues a diferencia de un renta; la cancelación requiere un proceso mucho más largo  que pudiera significar poner en venta la propiedad, saldar el balance pendiente con el banco y asumir los costos de este proceso.

Palabras clave para mantener en la mira

Interés: la institución financiera que te acompañará a lo largo del pago de la cuota de la hipoteca, cuenta con cargos acompañados de intereses hasta que se cumpla la liquidación del crédito. Mantenerse informado y preguntar sobre estos cargos antes, durante y después de este proceso puede ahorrarte varios dolores de cabeza.
Presupuesto: si estás listo para comprometerte a pagar un crédito hipotecario, también debes tener experiencia llevando tu presupuesto mensual y anual. En él debes incluir todos los ingresos y gastos que involucren: sueldo, seguro, gastos fuga, servicios, renta actual, impuestos y por supuesto el primer depósito y las mensualidades de tu nueva hipoteca.
Tasas de interés: la volatilidad de las tasas de interés es importante antes y durante la compra pues ellas determinarán cuánto y cómo estarás pagando durante el ciclo de vida del crédito. Tu asesor financiero puede ser de gran ayuda para resolver tus dudas acerca de éstos intereses.
Amortización. El costo del crédito es importante pero también lo es qué porcentaje de cada pago se va a interés y cuánto a capital. Busca créditos donde desde el principio se pague mayor porcentaje de capital. Esto es importante si quieres vender la casa pues serás "más dueño" del inmueble cada mensualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...