martes, 23 de febrero de 2016

EN BUSCA DE: Pinot Grigio


Es el varietal despreciado por muchos, no solo por mi; recordarán desde mis dos escritos anteriores.  Declaré en mi primer artículo que el 90% de los Pinot Grigios en el mercado son crap, y esta serie de artículos parece estar probando que estoy equivocado.  Estos vinos se están parando por sí solos para presentarse muy dignamente bien, a enseñar su mejor cara.

Esta vez, regresamos a Italia con la cepa Pinot Grigio.  Castelo Banfi es un gran productor de vinos italianos.  Son relativamente jóvenes, dado que esta empresa fue fundada en 1978.  Aunque es un productor bastante masivo, las propiedades de Castello Banfi son bastante privilegiadas; sus viñedos principales estan localizados al sur de Montalcino (en la Toscana).  Su éxito los impulsó a adquirir otras propiedades en nuevos territorios, tales como Bolgheri (DOC), el Maremma, territorio dedicado a la producción de Vermentino, y Chianti; incluso Chianti Classico.  Más importante, los hermanos fundadores, los italo-americanos John y Harry Mariani, adquirieron Bruzzone, una bodega histórica en Piamonte; ésta fundada en 1860, y especializada en la producción de vinos espumosos, hoy en día conocidos como Banfi Piemonte. 

Sobre el perfil de estos grandes productores (alrededor del mundo), es indicutible su buen uso de la más alta tecnología, orientada a proteger la integridad y la riqueza original de la uva.  El gran proyecto de Banfi siempre ha sido, por supuesto, la pureza de los clones de Sangiovese, provenientes del corazón de la Toscana.  De estas invaluables viñas luego viene el proceso de vinificación muy propio de Banfi y su enólogo prominente, Ezio Rivella, y luego su reposo muy tranquilo en madera, para dar paso a algunos de los vinos rojos más destacados de Italia.

Pero este vino en particular, obviamente no tiene nada que ver con madera.  Le Rime pertenece a la línea Toscana IGT (de Banfi).  El método de producción es free-run, para prevenir a toda costa cualquier extracción de color desde las lías.  Luego la fermentación es controlada por temperatura.  El reposo es corto, y en tanques de acero inoxidable.  Su embotellamiento también es temprano, en busca de preservar la frescura original del varietal. 

Veamos este ejemplar:

2014 BANFI LE RIME PINOT GRIGIO, TOSCANA IGT:

Presenta un 12% de alcohol por volumen.  El color es dorado pálido con un ligero tinte verduzco, muy límpido.  Se presenta bastante recatado en nariz, con aromas sutiles a oliva, orégano, té verde y detergente con aroma herbáceo.  Mucho mejor presentación en boca, con buena entrada y acidez que se muestra muy brillante, muy presente y casi desde el comienzo.  Enseña al menos un cuerpo mediano.  Su acidez explota en el tercer cuarto, y es seguida por un final exhuberante y elegantemente apimientado.  Muestra notas evidentes a oliva verde, manzana verde, seguida de kalamata, ciruela verde, te verde, y pimienta blanca y verde.  Definitivamente que hay buena complejidad en un buen bocado que se extiende durante unos buenos 50 segundos.  No se siente azucar durante ese paso; es bastante, bastente seco.  Su carácter es primordialmente vegetal-herbáceo.  Su acidez y buen final lo hacen definitivamente un vino diseñado para maridar con comidas.  Yo le pondría una buena pasta con langostinos al óleo, una ensalada capressa, o un buen filete de pescado de carne blanca al limón o al ajo. 


Por tercera vez, me siento agradablemente complacido por lo que he probado.  Aunque no es un vino blanco trascendental ni de gran elegancia, sí es un excelente vino de diario, sobre todo para la gastronomía italiana y para los pescados.  Tiene suficiente cuerpo, suficientes atributos, y más que suficiente acidez y estructura para maridar bien con comidas, y su nivel de azúcar es practicamente nulo.  Por todo esto, le doy 85+ puntos de mi parte.  Salud a todos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...