martes, 2 de octubre de 2012

Sabías que: el uso de antibióticos puede producir infección?

 
El uso de algunos antibióticos que se usan para curar otras enfermedades pueden desequilibrar las bacterias "buenas" del intestino. Cuando esto sucede, las bacterias de Clostridium difficile pueden multiplicarse y causar síntomas como diarrea y fiebre.

La Clostridium difficile es una bacteria que está presente de forma natural en el intestino de aproximadamente el 3% de los adultos y el 66% de los niños. sin embargo, cuando se altera el equilibrio dentro de los mismos, la bacteria libera toxinas que atacan el recubrimiento de los intestinos y puede generar una infección.

Si presenta diarrea y se encuentra bajo tratamiento de antibióticos, antes de auto recetarse un antidiarreico, consulte a su médico, ya que puede de presentar una infección por Clostridium difficile, estos pueden empeorarla.

¿Qué es la Clostridium difficile?

Según la Dra. Jennifer D. Shedden, la Clostridium difficile o C. difficile es un tipo de bacterias que vive en los intestinos de muchas personas. Para estas personas, la C. difficile forma parte del equilibrio normal de las bacterias que viven en los intestinos. También está presente en el entorno, como en el suelo, el agua y las heces de animales.

La mayoría de las personas jamás experimentan ningún problema con la C. difficile. Pero si algo altera el equilibrio de los intestinos, la C. difficile puede comenzar a crecer descontroladamente. La bacteria comienza a liberar toxinas que atacan el recubrimiento de los intestinos. Esto provoca síntomas de infección por C. Difficile.

¿Por qué se desarrolla una infección por C. difficile?

Clostridium difficile no necesita oxígeno para sobrevivir y multiplicarse (reproducirse), lo que significa que puede sobrevivir bien en el intestino grueso. Normalmente, esta bacteria no afecta a los niños y adultos sanos, porque las bacterias "buenas" sanas del intestino la tienen controlada. Sin embargo, algunos antibióticos pueden interferir en este equilibrio sano de bacterias, de manera que puede empezar a multiplicarse y producir toxinas (venenos).

Según la Dra. Shedden los factores de riesgo para la infección por C. difficile incluyen:
  • Tomar antibióticos, especialmente un tipo de antibióticos que sea de amplio espectro (capaz de tratar una amplia variedad de bacteria), o haber estado tomando antibióticos durante un período de tiempo prolongado.
  • Cirugía del tracto gastrointestinal (GI).
  • Cirugía abdominal que requiera mover a un lado los intestinos.
  • Hospitalización.
  • Vivir en un hogar para ancianos o en un centro de cuidados crónicos.
  • Los problemas de colon, como la enfermedad inflamatoria intestinal o el cáncer colorrectal.
  • Sistema inmunitario debilitado.
  • Infección previa por C. difficile.
  • Tener 65 años o más.

Síntomas de la infección por C. difficile:

Los síntomas típicos de una infección leve son:
  • Diarrea leve o aguda
  • Heces con sangre
  • Fiebre
  • Calambres estomacales.


Tratamiento para la infección por C. difficile:

Si los síntomas son más graves, como diarrea aguda o inflamación de las paredes del intestino delgado (colitis), puede ser necesaria la administración de antibióticos para eliminar las bacterias de Clostridium difficile.

En casos graves y poco frecuentes de infección por Clostridium difficile, puede ser necesaria la cirugía para reparar los intestinos dañados, sobre todo si hay desgarros en el intestino delgado (perforación del colón).

En los casos más graves, el médico podría recetar una dosis de 10 días de un antibiótico que haya demostrado su eficacia en el tratamiento de la infección por C. difficile, como el metronidazol o la vancomicina.

La mejora debe iniciar a las 72 horas de haber comenzado a tomar el medicamento, si bien es posible que la diarrea reaparezca temporalmente. En alrededor del 15% al 35% de los casos, se necesita otro ciclo de antibióticos.

Determinados probióticos o "bacterias buenas", como la Saccharomyces boulardii, podrían ser útiles para tratar las infecciones repetidas por C. difficile cuando se toman junto con los antibióticos que receta su médico. Asegúrese de consultar a su médico antes de tomar cualquier suplemento.

Además del tratamiento médico se deben considerar algunas recomendaciones:
  • Beber abundante cantidad de líquido para equilibrar la deshidratación.
  • Evitar temporalmente los productos lácteos y los alimentos que contengan trigo (su tubo digestivo podría estar muy sensible a estos productos y alimentos durante algunos días) y los alimentos altos en fibra (como frutas, maíz y salvado de trigo).
  • Si usted tiene diarrea y piensa que podría estar provocada por la C. difficile, consulte a su médico antes de usar medicamentos antidiarreicos. Estos fármacos podrían empeorar la infección.
Sandoz abarca diversas áreas terapéuticas entre las cuales cabe mencionar la de agentes antiinfecciosos comprendidos en un completo portafolio de antibióticos de primera línea que abarca macrólidos, penicilinas sintéticas y las aminopenicilinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...