miércoles, 5 de enero de 2011

LA ÚLTIMA CIMA - DOCUMENTAL


La Última Cima es un documental producido en 2010, y dirigido por el periodista madrileño Juan Manuel Cotelo, basado en la vida de Pablo Domínguez Prieto, sacerdote también madrileño que falleció el 16 de febrero de 2009 en un accidente al descender la cima del Moncayo, cuando tenía 42 años.


Se estrenó el 3 de junio de 2010 en tan solo dos salas de cine de toda España. Desde ese primer día, encabezó la lista entre las películas más taquilleras, y su exhibición fue paulatina a lo largo de toda España, y luego en 80 países que solicitaron los derechos de proyección.


Enfatizo que este filme es un documental, creado en pleno 2010, una época de mal cine en general, plagado de películas (y documentales) que atacan la reputación y el desempeño de nuestra Iglesia Católica. En un mundo tan deshumanizado, materialista, violento, mediáticamente manipulado, psicológicamente contaminado, y con acceso libre, global, y cómodo a la inmoralidad; en medio de tantos filmes que siembran poderosas dudas y desesperanza en nuestra Santa Iglesia, y todos los valores sacramentados y modelo que Ella representa, surge esta documento fílmico que ofrece un testimonio moderno, de fe, ameno y refrescante, sobre el testimonio de vida de tan solo un sacerdote de nuestra Iglesia Católica.


Como se comenta por los corrillos, ya era hora de que alguien hiciera una película en defensa de la Iglesia. Pero no se trata solamente de la defensa de nuestra fe; de hecho, el filme no se basa en esos temas. Juan Manuel Cotelo narra de manera básica y documental la obra y vida de Pablo, sacerdote diocesano y teólogo español, quien es virtualmente un modelo de Cristo actual y moderno, positivo, entusiasta, pío, humilde y caritativo, radiante exponente del valor de su fe y de los dones del Espíritu Santo, entregado y comprometido con su prójimo y con cada uno de sus votos sacerdotales. Pablo es el modelo persona, en el plano espiritual, intelectual, físico y humano.


La Última Cima brinda numerosos testimonios de personas que le conocieron y a quien él ayudó e influenció. Ofrece un pantallazo profundo de todos los aspectos de su vida familiar y su carrera sacerdotal, y su perfil humano, en su afición por el montañísmo. Su amor por la montaña lo conjugaba con lo divino, al celebrar la Sagrada Eucaristía en lo más alto de la cima, y luego contemplar en cada detalle y en todo su esplendor, la maravilla y la complejidad de la obra del Creador. El Moncayo o San Miguel era la única cima española de más de 2,000 metros que le quedaba por conquistar.


Mi más sincera recomendación sobre este filme es que representa una forma de peregrinaje corto, moderno, ilustrativo y enriquecedor, y por lo tanto, parada obligatoria para todo católico. Mi homenaje abierto es, no solo las lágrimas derramadas en la sala de cine, sino también este escrito, y mi reconocimiento franco al Cristo hecho hombre moderno que habita hoy en día dentro de nuestra Iglesia, a nuestra fe que es bella, gratificante, eficaz e iluminadora, y a Pablo, católico verdadero y sencillo, valioso, sin pretenciones, pero legítimamente sabio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...