miércoles, 8 de junio de 2011

SERIES – Sr. Vino - Châteauneuf-du-Pape


Anteriormente he escrito sobre otras regiones del Ródano, como Cornas y Saint-Joseph. Châteauneuf-du-Pape es el más famoso de los vinos producidos en Côtes du Rhône. Las “Coteaux” (laderas) de Châteauneuf-du-Pape se encuentran entre las ciudades de Orange y Avignon, conformando los parajes más hermosos de Provence.


El nombre, Châteauneuf-du-Pape, significa “el castillo del papa”. Y es que la historia de esta apelación está íntimamente ligada a la historia papal. En 1308, el Papa Clemente V, antiguo Arzobispo de Bordeaux, reubicó la cede papal al pueblo de Avignon. Clemente V y subsecuentes papas de Avignon, se dice que eran grandes amantes del vino e hicieron mucho para promoverlo durante los setenta años de “papado aviñonés”. En verdad, estos años de papado hicieron mucho, no solo por los vinos de la región del Ródano, que a la época eran menos que ilustres, sino tambien por la viticultura y su orgullo en general. Y esto se ve demostrado hoy en día, por...


Si ustedes leyeron mis artículos sobre Cornas y Saint-Joseph, sabrán que en estas dos apelaciones del Ródano, en Cornas solo se permite, por ley, cultivar la Syrah para la producción de sus vinos, y en St. Joseph, además se Syrah, se permite añadir Marsanne y Rousanne. Pues la ley permite a Châteauneuf-du-Pape elaborar sus vinos con trece (13) variedades autorizadas y controladas de uva, que son: Garnacha, Syrah, Mourvédre, Cinsault, Muscardin, Cournoise, Clairette, Bourboulenc, Picpoul, Rousanne, Terret Noir, Picardan, y Vaccarese. Esto no quiere decir que una botella típica de Châteauneuf-du-Pape contenga porcentajes de las trece uvas. La tendencia en los últimos años ha sido incluir menos, e incluso nada de las uvas blancas, y más bien apoyarse fuerte o sólamente en la Garnacha, la Mourvedra y la Syrah. Sea como sea, la uva que predomina en estos ensamblajes siempre es la gran y señorial Garnacha.


De cualquier manera, los Châteauneuf-du-Pape son vinos de gran cuerpo, dimensión y envergadura, en los que se destaca la complejidad de sabores, y el valor artístico o artesanal del productor en lograr armonía, significado, sensación, orden, diferencial, expresión de terruño, valor, calidad, concentración, y matices con el complicado ensamblaje de estos tantos varietales, y del resultado final suelen destacarse aromas a vainilla, frutas rojas, y canela. En el paladar suelen sobresalir sabores a carne de caza, y detalles a brea y cuero.


El terreno de esta apelación es más bien rocoso. Proviene de capas de piedras llamadas “galets” (piedrecitas). Estas piedras son típicamente conformadas por cuarzita y trazas de glaciar Alpino que ha sido pulida a lo largo de milenios por el Río Ródano. En otras palabras, estas tierras, milenios atrás, eran la cama que bañaba las aguas del río. Se extiende sobre poco más de 8,000 acres, lo cual supone un área muy grande para estandares del Ródano.


Estos vinos por su carácter y potencia se destacan muy bien con carnes rostizadas, carnes de caza, y un plato típico francés conocido como coq au vin (pollo estofado al vino). Los quesos que maridan mejor con estos vinos son: Roquefort, St. Marcellin, Langres y Maroilles.


En fin, estos vinos son joyas de la cultura, la ciencia y la historia del vino en el mundo. Si nunca has probado uno, es algo que debe estar en el “bucket list” de cada persona. No son vinos de bajo costo, pero para la calidad y el “deguste” que ofrecen, y el pedigrí y la clase que ostentan en el mundo vasto y culto de los vinos, su precio es muy poca cosa. Por favor, por ser la Garnacha mi varietal favorito, en honor a quien redactó esta nota para ti, el lector, y si te sentiste inspirado por mi a probar alguno de estos exquisitos vinos, tras hacerlo, deja como ofrenda un comentario debajo. Salud y armonía a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...