viernes, 22 de julio de 2016

SERIES - Historia de la Música - Juan Peña "El Lebrijano"


Como el vino, como las letras, como la historia, la música es una expresión universal.  Dentro de ese universo hay una porción del pastel que es muy interesante y tradicional.  Me refiero al Flamenco como género musical, y dentro de éste, Juan Peña "El Lebrijano" fue un exponente digno de recuerdo. 

Juan Peña Fernández nació en Lebrija, en la provincia de Sevilla, España, el 8 de agosto de 1941.  Fue músico y cantaor, miembro de la familia gitana Perrate de Lebrija, a la que pertenecía su madre María Fernández Granados. 

El talento de El Lebrijano se manifestó desde muy temprana edad, con carácter profesional desde al menos los 9 años de edad.  Para ser considerado un ícono, tiene que haber legado imperecedero y trayectoria invaluable.  En el caso de Juan Peña "El Lebrijano", es considerado un andaluz ilustre, un músico universal, un importante compositor e innovador, un cantaor irrepetible y un maestro insigne y representativo de esa cultura antigua y plural. 

Gabriel García Márquez


Logros y exposición.  El Lebrijano fue el primer cantaor en llevar el flamenco al Teatro Real de Madrid, en 1979.  Como todo un catedrático, llevo el género musical por todas las Universidades de Andalucía.   Son los logros necesarios para preservar esta cultura y folclore.  Pero innovar es crear espectáculos tales como Persecución (en 1976), Reencuentro (en 1983), y ¡Tierra! (en 1992).  Exponer es llevar estas obras culturales más allá de las fronteras de España, si como lo hizo en su visita de octubre de 1983 a Indira Gandhi en la India, y su participación en el cumpleaños 60 del Rey Hussein, en noviembre de 1995 en Jordania.  El Lebrijano fue portador ilustre del ser y el sentir flamenco en el exterior, brindando exposición de la cultura y a la vez, prestigio a Andalucía. 

Tras sus méritos vanguardistas en el arte flamenco del cantar, Antonio Gala, escritor español, inmortalizó la frase "cuando El Lebrijano canta, hasta Dios se sorprende".  Similarmente, tras el goce de la fiesta flamenca, Gabriel García Márquez lo hizo célebre con su testimonio famoso de que "cuando Lebrijano canta se moja el agua". 

Su carrera fue larga y rica, muchas veces en compañía de célebres guitarras españolas como Niño Ricardo, Manolo Sanlúcar, Juan Habichuela, Pedro María Peña, Melchor de Marchena y Paco de Lucía.  Miles son los afortunados que lograron deleitarse en la presencia de este cantaor y guitarrista, en tablaos de Sevilla y Madrid.  Sus composiciones aportaron nuevas melodías al panorama de lo jondo, y unificó estos ritmos y sones con la música arábigo-andaluza. 

Murió en su casa, en Sevilla, el 13 de Julio de 2016, a la edad de 74, tras más de 60 años de vida artística y luchador incansable por la cultura española.  Hoy se constituye como uno de los cantaores históricos que más ha contribuido a la revolución de los tiempos musicales. 


Su última obra es Cuando Lebrijano canta se moja el agua, frase que le dedicó García Márquez, y que sirve de tributo al premio Nobel de literatura, dado que son textos del autor colombiano los que sirven de letras a los variados cantes que conforman este trabajo.  Esto, señoras y señores, es Historia de la Música.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...