sábado, 16 de enero de 2016

EN BUSCA DE: Pinot Grigio


Deseo iniciar esta nueva temática para el año 2016, de buscar una buena botella de Pinot Grigio (o Pinot Gris).  Debo empezar por declarar que esta variedad de uva es generalmente discriminada por mi.  Soy de esos aficionados al vino que piensa que el 90% de los Pinot Grigios en el mercado son de calidad menos que aceptable.  Aun cuando eso fuera cierto, quiere decir que existe al menos un 10% de la producción de estos vinos que deben poder traer a la mesa un aporte apreciable de deleite y placer. 

Dedicaré el año 2016 a examinar toda botella de Pinot Grigio que encuentre a mi alcance, para ver junto con ustedes mis lectores, cuales son apreciables, y cuales son menos de eso.  Siendo esta busqueda tal, en 2016 me comprometo a probar todos los Pinot Grigios que no he probado en los últimos 5 ó 6 años. 

Pienso que el esfuerzo es interesante y vale la pena, porque Pinot Grigio es una opción bastante popular en el mercado. 

Cabe mencionar que la variedad Pinot Gris es una de las cuatro uvas blancas consideradas como "importantes", junto con Gewürztraminer, Pinot Blanc, y Viognier. 

Continuaré con más descripción de esta "importante" uva en mis siguientes crónicas de "En busca de: Pinot Grigio".  De tal manera que, sin más preámbulo, veamos el primer ejemplar.


2014 CAVIT COLLECTION PINOT GRIGIO DELLE VENEZIE (IGT): 

Me costó $11.49 en el supermercado.  Contiene 12% de alcohol por volumen.  El color es amarillo pálido con borde verduzco y buen brillo y claridad.  Intensidad media en la nariz, con aromas sutil a detergente aromatizado con eneldo, apio, caña de azúcar y hierba buena.  Muy ligera infusión de alcohol también se siente en la nariz.  Buena presentación en boca desde el comienzo, con un cuerpo mediano muy agradable, buen desarrollo a lo largo de su mediano paso.  También presenta sabores herbáceos y vegetales, a eucalipto, hierba limón y ruibarbo; luego un muy sutil sabor a berro (amargo) que conduce hacia su acidez a manzana verde y mastranto hacia el final. 

La acidez es medianamente pronunciada; medianamente brillante, y su final es aceptablemente largo, con un posgusto herbáceo perfumado.  Aunque es un vino sencillo y moderado en casi todas sus dimensiones, debo admitir que ha excedido mis bajas expectativas de manera agradable; aunque no me gusta mucho esa sensación a caldo de hierbas, es mucho mejor que otros Pinot Grigios que no tienen pena de enseñar su azúcar.  Este es "algo seco" y no austero.  Se le siente cierta característica a terreno volcánico y cenizo. 

Me da un poquito de pena decir con qué maridé este vino.  Bajó con una muy buena quesoburguesa, y debo anotar lo sorprendentemente bien que este vino soportó.  Ya que queda en evidencia su habilidad para maneja comidas, no obstante, recomiendo maridar este vino con quesos de origen ovino o caprino, o con pastas al óleo.  Démosle a este caldo de hierbas unos 84 puntos. 


Pienso que es un buen comienzo en nuestra búsqueda del buen Pinot Grigio.  Muy pronto regreso con otra opción.  Salud a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...