jueves, 28 de enero de 2016

EN BUSCA DE: Pinot Grigio



Continuamos con la busca de un buen Pinot Grigio.  Esta es una nueva temática en este año 2016, y pienso que si me apresuro a probar dos de estos vinos por mes, habremos probado unos 24 Pinot Grigios en este año.  Me parece justo; sobretodo que les recuerdo, como habrán leído en mi primera reseña sobre este tema, que Pinot Gris es una de los varietales más discriminados por mi, en mi paso por esta vida de los vinos.  Cuestión de gustos. 

Veamos este segundo ejemplar.  Observen bien: no es un Pinot Grigio italiano.  Es un Pinot Gris de de uvas cultivadas y cosechadas en Chile, al que su productor, Concha y Toro ha decidido llamar por su nombre en italiano, Pinot Grigio.  Las etiquetas en esta botella no especifican de qué parte de Chile provienen estas uvas; solo indica Chile. 

2015 Casillero del Diablo Reserva, Pinot Grigio, Chile: 

Lo obtuve en el  supermercado por $8.59.  Contiene 12% de alcohol por volumen.  De salida el color es un buen indicador; un tono verdoso muy pálido, con ribetes grises.  Eso es lo que se espera de un buen Pinot Gris: su tonalidad grisasea, como el nombre indica.  Esta botella no trae corcho.  Viene cerrada con tapa de rosca.  Después de hora y media de abierta, el vino aun continúa bastante recatado en la nariz.  Su intensidad de aromas va de discreta a mediana, mostrando clara sensación a peras verdes, hierbabuena y pizarra. 

Se presenta muy bonito en boca, queriendo mostrar su acidez casi desde el comienzo, también málico y afrutado.  Sensación sutil a vinagre con tarragón, al comienzo, en el buen sentido, mostrando un cuerpo bastante presente y denso.  No es ni áspero ni sedoso.  Muestra buena redondez en su avance hacia el tercer quarto, en donde muestra su acidez considerablemente brillante y chispeante, siempre con las mismas notas málicas a pera, a tarragona ,hierbabuena y mostaza.  Esa misma acidez se enfoca muy bien hacia un final bastante sostenido, brillante y apetitoso. 

No hay elegancia en este vino.  Muchos paladares lo encontrarán muy sencillo y hasta algo monótono.  Para mi, sus atributos son: su franco carácter de Pinot Gris, que comienza desde su color, y se disfruta claramente en nariz y en boca, sin maquillaje, sin pretensiones, y sin madera, por supuesto.  Con los ojos tapados, este varietal sería muy fácil de identificar.  Es un vino seco, voluminoso, amplio en el medio y enfocado al comienzo y al final.  Abre muy bien el apetito, gracias a su apreciable acidez, y en efecto pienso que maridaría muy bien con pescados de carne blanca, con ceviche, con pastas al óleo, y con moluscos de concha.  También con quesos de cabra u oveja. 

Kudos a este gran productor chileno, Concha y Toro, por ofrecer esta importante uva de una manera muy franca.  De no ser por esta Serie en mi blog, creo que jamás lo hubiera comprado, y hoy, en este artículo, lo estoy recomendando.  De mi parte, 85 pts. 


Su relación precio vs. desempeño es muy buena, y es un orgullo americano, chileno, nuevo mundo, con bonita mineralidad de suelo, y calidad del nombre Concha y Toro que como todos sabemos, es siempre creciente.  Salud a todos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...