lunes, 9 de mayo de 2016

SERIES - Norman Rockwell - Self Portrait


Es sin duda uno de los autorretratos más geniales en historia del arte.  Obviamente que no es hecho con la misma idea de lo que hoy en día es un "selfie"; es muchísimo más que eso, y acorde con la mentalidad de un gran artista.  Norman Rockwell debía tener un autorretrato. 

Como siempre, esta obra de Rockwell despliega una serie de valores tanto artísticos como morales.  En Marzo de este año escribí sobre una obra de Rockwell muy similar, titulada Blank Canvas.  Dicha obra fue producida en 1938, y refleja a un Rockwell joven.  Su triple autorretrato es de 1960, y muestra al Rockwell maduro.   ¿Los valores morales reflejados?  Humor y humildad. 

En la realidad, Rockwell era practicante apasionado del orden y la nitidez.  En esta obra, por el contrario, se observan fósforos regados por doquier, asi como tubos de pintura y brochas sobre el suelo de su estudio.  En el desorden, el vaso de Coca-Cola se observa que está a punto de caerse en cualquier momento.  Una discrepancia notoria es que ha cambiado su usual silla Windsor por un banco (¿tal vez porque es más fácil de mover?).  También ha cambiado su paleta de mesita por una portable de madera. 

Ha sido reportado que en estudio de Rockwell, la presencia de trapos sucios de pintura sumado a las cenizas de su pipa aveces conspiraban para causar un incendio.  De tal manera que el humo que se observa salir de la cubeta de bronce obedece a una situación real, y es un recuerdo de que el estudio de Rockwell una vez se incendió, producto de su descuido con las cenizas de su pipa.  El casco de bronce que corona su atril nos recuerda a una de sus anécdotas favoritas.  Rockwell lo adquirió en París, en 1923, en una tienda de antigüedades que se lo vendió como supuesta reliquia militar, y luego descubrió que en realidad era un casco de bombero contemporáneo francés. 

Se observan cuatro autorretratos adheridos a su lienzo, como referencia: Albrecht Durer, Rembrandt van Rijn, Pablo Picasso, and Vincent Van Gogh.  Hay algo de ironía benigna en ese punto, al autor mostrarnos a nosotros (y a él mismo) cómo esos artistas proyectaron su autorretrato. 

Se puede considerar que la obra de Rockwell titulada BlankCanvas (The Deadline)  de 1938 es en efecto un autorretrato.  También lo es su obra Portrait Of Norman Rockwell Painting The Soda Jerk, de 1953.  No obstante, Rembrandt, por ejemplo, produjo más de 90 autorretratos.  Durer, Picasso, y Van Gogh también crearon su buen número de lo mismo. 

La imagen del óleo Triple Autorretrato de Norman Rockwell apareció en la portada de la edición del 13 de Febrero de 1960 del Saturday Evening Post; publicación en la que el Maestro narra su propia historia sobre sus "Aventuras como Ilustrador". 


En fin, este autorretrato tan genial es la forma generosa, jocosa, y altamente artística del Maestro Rockwell compartir con su nación y con todos nosotros una buena descripción gráfica de quién es Norman Rockwell. 

Posando junto a la obra




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...