lunes, 2 de agosto de 2010

Up in the Air


Up in the air fue nuestra elección de película para ver un domingo lluvioso en la mañana, Concepción y yo. Muy buena elección; una película que superó las expectativas de ambos, por tratarse no solo de una comedia romántica; mucho más allá, esta película ofrece múltiples planteamientos filosóficos que tienen que ver con el estilo de vida laboral y personal que, de hecho, muchas personas optan por tener, y que al final nos dejan con la moraleja de que la vida es solo una, y que está llena de decisiones y preferencias, como caminos tomados y recorridos, mientras el reloj avanza sin posibilidad de marcha atrás.


Añade a la satisfacción del espectador, el impecable estilo de actuar de George Clooney, cuyo personaje interpretado es un individuo de mediana edad, avanzado en la etapa madura de su vida laboral y personal, que es incidentalmente más o menos donde nos encontramos Concepción y yo en estos momentos. Ryan Bingham (Clooney) es un experto en reducción corporativa que viaja por todos los Estados Unidos, aplicando su interesante habilidad, aptitud, y don de gente al encargarse de la ingrata tarea de despedir empleados de grandes corporaciones. Su carrera se ve amenazada por una serie de elementos, tales como el uso de la tecnología, y el recorte de gastos, típicos de nuestra época de inseguridad económica en el ambiente corporativo y de negocios. Todo esto ocurre mientras Bingham (Clooney) está a punto de alcanzar un estatus de viajero al que muy pocas personas llegan: los diez millones de millas acumuladas de viajero frecuente de American Airlines.


En este transcurrir, Bingman conoce a la mujer “viajero frecuente” de sus sueños, Alex Goran, cuyo papel es pulcramente interpretado por la sensual Vera Farmiga. Simultaneamente, el jefe de Bingman contrata a una arrogante joven profesional, Natalie Keener, interpretado por Anna Kendrick, quien idea un sistema de teleconferencia para despedir empleados sin jamás salir de la oficina.


Como elemento interesante adicional sobre el mundo corporativo y de marcas famosas, el filme explota la imagen de tres nombres comerciales muy reconocidos: American Airlines, Hertz Rental Car, y el conglomerado de hoteles Hilton, con sus respectivos programas de hospitalidad y de uso esencial de los viajeros frecuentes. Esto explica por qué esta película apareció tan promovida en vuelos de American Airlines que Concepción y yo tomamos recientemente.


En la trama, además, se da el matrimonio de la hermana de Bingman, el cual introduce más elementos y dilemas morales y existenciales. Es un film para analizar, que indudablemente estimula el pensar, el filosofar, el comparar nuestros caminos optados con el estilo de vida del protagonista. Clooney es genial; Farmiga es bella. Es un excelente filme para ver en pareja y luego practicar la conversación analítica, contemplativa y romántica. Un filme recomendado por nosotros. Salud a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...