jueves, 24 de mayo de 2012

SERIES - Sr. Vino - Súper Toscanos



En los años 1960, la industria vinícola italiana experimentó cambios muy importantes e históricos.  Los italianos deciden adoptar por primera vez leyes que regulan de manera específica y estricta los métodos de producción de vino por zona geográfica.  A estas leyes se le conocen con el nombre de Denominazione di Origine Controllata (DOC).  En 1966 se establece la primera DOC, correspondiente a Vernaccia di San Gimignano, una zona de producción de vinos blancos en Toscana.  Todo cambió dramáticamente de ahí en adelante.  Chianti, por ejemplo, obtuvo su estatus de DOC en 1967; Brunello di Montalcino un año después, en 1968.  Lamentablemente estas leyes al nacer fallaron en contemplar el concepto elemental de que muchas veces los avances en calidad se crean tras la innovación, la creatividad, y el uso de nuevas técnicas.

De tal manera que los productores italianos fueron perdiendo la paciencia, no mucho después de implementadas estas leyes, y a comienzos de los 1970s comienza la "revolución de los grandes vinos en Italia".  El pionero de esta revolución fue el influyente productor Piero Antinori, cabeza de una importante familia productora de vinos desde hace varios siglos en Toscana.  Esto, señores, es un muy importante dato de la historia de nuestra civilización, en lo que tiene que ver con la cultura del vino en Italia y el mundo.  En 1971, Piero Antinori lanzó sin tapujo alguno su primer producto que rompe rebelde y abiertamente con las regulaciones de la DOC.  Este se llamó Tignanello, y tomó inspiración y forma, basado en otro vino del que virtualmente nadie jamás había oído mencionar, y no se había degustado: Sassicaia.  Aunque Sassicaia era elaborado en Toscana, no era un Chianti; tampoco era un Brunello, ni ninguna otra forma conocida de vino toscano.  Ni siquiera era formulado con la uva tradicional de Toscana (Sangiovese).  Sassicaia era un Cabernet Sauvignon diseñado muy al estilo de Bordeaux.  Era elaborado en cantidades extremadamente limitadas, y Antinori lo conocía dado que sus primos eran los creadores.

El Tignanello de Antinori era elaborado en la región de Chianti, pero acorde a las leyes del gobierno italiano, éste no era considerado un verdadero Chianti, dado que no había sido elaborado bajo las regulaciones  dictadas por la DOC.  Por lo tanto, al igual que Sassicaia, podía ser solamente considerado un vino da tavola, o vino de mesa, el estatus más bajo que un vino italiano puede ostentar.  Por lo tanto, Tignanello y Sassicaia se convirtieron en los dos primeros vini da tavola en costar una pequeña fortuna, en medio de un oceano de vini da tavola que cuestan una guayaba.  Sin embargo esto nunca representó complejo alguno para los consumidores y miembros de la prensa, quienes envistieron a estos vinos (y a otros similares que subsiguieron) con el sobrenombre de por vida: los Súper Toscanos.

En 1980, el gobierno italiano en aras de dar pasos hacia la confección de vinos de mejor calidad, instituyó las regulaciones que crean las DOCG, Denominazione di Origine Controllata e Garantita, categoría a ser designada sobre los vinos de calidad excepcional. Sus regulaciones eran aun más estrictas que las de las DOC.  En la actualidad, a pesar de que los Súper Toscanos se acercan a las exigencias de las leyes de una DOCG, no pueden ser considerados vinos tradicionales.  Super Toscanos son diseñados y elaborados con un estílo internacional, más bien pomposos, densos y opulentos.  Sus taninos son altos, maduros e integrados tanto a vino como a su fina actitud a vainilla impartida por la infusión del roble nuevo.

Tignanello no es el único vino legendario inspirado por Sassicaia.  Hay detalles históricos y geográficos que indican que Ornellaia, otro tinto Súper Toscano de gran relieve y trayectoria, guarda relación con Sassicaia.  El primero es un vocablo dialéctico que significa lugar rocoso.  Ornellaia, que significa sitio de fresnos, fue elaborado por primera vez en 1985 por Lodovico Antinori, hermano menor de Piero.  Sus parcelas están ubicadas literalmente al lado de Sassicaia, y el vino es compuesto esencialmente de Cabernet Sauvignon y una pequeña cantidad de Merlot.  Actualmente, tanto Sassicaia como Ornellaia continúan siendo dos de los Súper Toscanos más intensos y expresivos, y que contienen características de fruta que aparentan explotar en el paladar.  Son vinos probablemente presentes en las cavas de muchos coleccionistas, o en el "bucket list" de muchas otras personas conocedoras.

Los tres Super Toscanos mencionados en este artículos están disponibles, en Panamá, en Felipe Motta Wine Store.  Prefiero no mencionar sus precios para no asustarlos, pero les recuerdo que en el #Tweetvinos que estamos organizando para el 8 de Junio, nuestro entusiasta amigo Gobi, generosamente traerá una botella de Tignanello.  Yo llevaré una botella de otro Súper Toscano, y además uno de los mejores vinos de Antinori, legítimamente DOCG Chianti Classico.  Gobi por su parte además llevará una botella de Brunello di Montalcino, una riserva de 1999.  Es su oportunidad de probar cuatro vinos impresionantes, y comparar en sus mentes sus características, sus imponentes dimensiones, y demás atributos.  Otros Súper toscano que considero dignos de mención, brevemente, son: Cepparello (Isole e Olena), Grosso Senese, Le Pergole Torte, Masseto, Solaia, Summus, y Vigna d'Alceo, entre muchos otros.  ¡Salute! ¡Mucha Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...