viernes, 10 de febrero de 2012

SERIES - ELTONmanía - El Concierto en Panamá


 (foto tomada con mi iPhone)

Finalmente llegó la fecha del concierto de Elton John en Panama; fecha que resultó ser tan  solemne, histórica y emocionante como yo esperaba.  La primera marca histórica  la dejó con su impecable puntualidad.  Por suerte, esa mañana conversé con mi mamá por teléfono, quien me advirtió que Sir Elton había declarado en Panamá que iniciaría su concierto de manera puntual.  Eso se me quedó grabado en mi mente todo el día.  Yo debía administrar bien mi tiempo, dado que Concepción y yo debíamos asistir a un cocktail muy importante al final de esa tarde.

Ocupamos nuestras localidades a aproximadamente las 8:40, y lamento decir, con mucha pena y tristeza, que hasta sin saberlo, no llegamos a escuchar cantar a las dos damas que abrieron el concierto como estaba programado.  Este blog saluda con importancia y deferencia a la panameña Ingrid De Ycaza y a la ecuatoriana Mirella Cesa, quienes tuvieron el privilegio de abrir para Elton John.

A las 8:53, con un auditorio tal vez un 70% ocupado, las luces bajaron de intensidad y Sir Elton entró caminando tranquilamente al escenario; nos tomó a todos por sorpresa.  Tras una breve aclamación por parte del público, Elton se sentó frente a su piano y sin mayor pausa comenzó a producir las notas de un preludio que brevemente antecedió a la canción The One.  Concepción y yo nos mirábamos con emoción y no lo podíamos creer.  Canciones que uno lleva años escuchando a través de la radio o un disco compacto, en ese momento la escuchabamos por primera vez interpretada en vivo por su compositor y cantante.

Después de esa primera canción, que fue elogiada por el público con emotivos aplausos y algo de ovación, Elton se puso de pie para dirigir unas breves palabras a la audiencia.  En ello dijo que se sentía agradecido y emocionado de estar en la Ciudad de Panamá por primera vez en su vida.  Evidentemente que eso desató la emoción del público.  Luego dijo que esa noche cantaría canciones que son muy famosas y conocidas, y que también cantaría otras que posiblemente nosotros no conocieramos.  Y asi fue.

En los siguientes 60 minutos (tal vez más), el teatro continuó llenándose, mientras que Elton cantaba y tocaba magistralmente su piano.  La segunda canción fue Sixty Years On.  Confieso que fue la primera vez que la escuchaba, y en verdad es una canción muy interesante.  Tras cada canción seguía una ovación muy efusiva y de pie.  La emoción iba definitivamente creciendo con cada canción.  La energía que se sentía en el auditorio era magnánime y cada vez más intensa y efusiva.

The Greatest Discovery fue la tercera canción; otra más que no conocía; Sir Elton tenía razón.  Pero luego siguieron Your Song, Tiny Dancer, I'm StillStanding, Daniel, Rocket man.  Entre canción y canción, Sir Elton se paraba a recibir la efusión del público y cual cronómetro suizo bien calibrado, sólo permitía breves segundos para que la audiencia se manifestara, antes de comenzar la siguiente canción.  Y a ese ritmo, y con esa constancia, nos deleitó el gran Elton hasta el final del concierto.  I Guess That's Why They Call It The Blues, Someone Saved My Life Tonight, Levon, Mona Lisas And Mad Hatters (Part 1).  Luego Goodbye Yellow Brick Road, comentada en este blog antes de la fecha del concierto; canción que le digo a Concepción que se puede conciderar como la más conocida de Elton; como un himno, prácticamente.  Asi mismo de solemne fue el momento en que la cantó y su subsiguiente ovación.  Philadelphia Freedom, Nikita.  Nikita, por algún motivo, nunca ha sido la canción que me mueve el piso, pero si es la favorita de muchos, y quedó claramente demostrado en el concierto; y escuchar a Elton cantar esa canción me puso la piel de gallina.  El público manifestó mucho su entusiasmo y complacencia mientras Elton la cantaba.  Básicamente todo el mundo acompañaba a coro, incluyéndome.  Sorry Seems To Be The HardestWord, Candle In The Wind... Sí, Candle In The Wind será otra canción inmortal.  Todos nosotros habremos muerto y esa canción seguirá sonando por siglos, y es evidente que el público panameño lo aprecia así, porque la ola de emoción se volvió a sentir. Don't Let The Sun Go Down On Me, Honky Cat, Bennie And The Jets, Crocodile Rock.  Esta alegre canción resultó ser todo un show.  Elton hizo que la audiencia cantara a coro del "la.. la.. la.."  En la última estrofa, el virtuoso Elton se paró de su piano y con sus brazos extendidos hacia el público dirigió el canto del alegre coro.  Con esto concluyó el programa.  Elton salió del escenario momentáneamente y regresó para aceptar los aplausos y regalar autógrafos al público que estaba en primera fila.  Los aplausos y la emoción no cesaban, situación que causó que Elton se sentara frente a su piano nuevamente para interpretar una canción que yo había pronosticado que él no cantaría.  El concierto cerró un un medley de las canciones de la película El Rey León: The Circle Of Life y Can You Feel The Love Tonight.  La función terminó a las 11:00 pm.

Presenciar este concierto me hizo entender muchas cosas sobre Elton y la música en sí.  Elton y su relación con los pianos Yamaha, que definitivamente emiten un sonido muy específico, y muy exacto para su tipo de música; sumado al hecho de que es un piano de cola grand, de 9 pies, que con su enorme caja de resonancia emite una intensidad de sonido  simplemente colosal y magnificente.  La voz de Elton y el poder expresivo y resonante de su enorme piano son comparables.  También lo es su destreza para interpretar este instrumento, a un nivel de virtuosidad que lo hace desempeñarse sin errores; sin perder una sola nota.  También aprendimos una lección muy, muy importante: este señor no pierde el tiempo.  Conduce su negocio con seriedad, calidad y disciplina, imagino que para poder soportar el sacrificio que implica viajar por todo el mundo dando un concierto prácticamente cada noche.  Elton es un genio y un verdadero artista, demostrado con el significado de cada pequeño pliegue melódico que él emite con su voz, y que acompaña paralelamente a la filosofía de sus líricas.  No es por nada que este señor ha sostenido su éxito, estable y constante, durante más de 40 años, en cinco décadas consecutivas y diferentes.  Ha ganado todo tipo de premios y distinciones, incluyendo dos condecoraciones por parte de la corona inglesa.  Concepción tiene razón al decir que "ya podemos morir dicendo que hemos visto a Elton John cantar en vivo".  El éxito y el deleite de este concierto fue de proporciones tales que yo no cambio la experiencia por presenciar a ningún otro interprete musical en el mundo.  Más bien me encantaría repetirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...