miércoles, 13 de junio de 2012

Lecciones financieras de Padre a Hijo!


Para mi padre la herencia más importante que podía dejarnos a mí y  a mi hermano es el conocimiento. En el tema de finanzas personales esto no podría ser más cierto. Los hábitos y la información que los papás nos dan acerca del manejo de nuestro dinero en mucho determinará en el futuro qué tan bien lo hagamos.

Algunas de las cosas que pueden ser aprendizajes vitales para los niños son:

El valor del dinero 
Cuando los niños son pequeños tienen una visión concreta de las cosas ¿a qué me refiero? Muchos ven que el cajero automático da billetes cada vez que sus papás van hacia él y entonces pareciera que es un artefacto mágico que aparece el dinero. A edades tempranas es difícil que hagan la abstracción del proceso de dónde vienen esos recursos.

Cada visita al cajero, aparte de ser una oportunidad para familiarizar a los niños con los servicios financieros, puede utilizarse para platicar con ellos sobre la relación entre el dinero y el trabajo.  Entender esta causalidad es importante para que vayan generando una conciencia de la administración, pues al fin y al cabo en cualquier hogar los recursos tienen un límite.

No se trata de que se preocupen o de darle al tema un tono solemne o de gran sacrificio, sino simplemente que debido a que se requiere trabajo para conseguirlo, el dinero tiene un valor y debe siempre buscarse sacarle el mejor provecho.

Establecer metas de ahorro 
¿Cuántos adultos se quejan de que no les alcanza para ahorrar? La mayoría. Muchos piensan que es debido a una cuestión de ingresos, cuando es simplemente un hábito, que de adquirirse en la infancia ¡cuánto nos facilitaría la vida!

Muchos padres empiezan a dar “domingo” o una “mesada”  a sus hijos a edades tempranas. Esto puede ser positivo si se les impulsa a generar un ahorro –así sea 10% de lo que reciben- y si se les orienta para que empiecen a fijarse metas para dichos recursos, en lugar de enfocarlo sólo a saber gastar, que también es algo que tienen que aprender, pero no lo único.

Poco les durará la motivación o el hábito de ahorrar si no tienen un objetivo. Aprender a cuantificar sus metas y a planear cómo alcanzarlas les ayudará en sus proyectos patrimoniales cuando sean mayores.

Utilizar el crédito responsablemente

Mi amigo Arturo me cuenta que al entrar a la universidad su padre le recomendó tramitar su primera tarjeta de crédito. Él no entendía muy bien por qué podría necesitarla si es que él hacía todas sus compras de contado, pero su papá le insistía porque así empezaría a formar su historial crediticio, aprendería a ser puntual en sus pagos y accedería a mejores créditos en el futuro.

Ahora, años después él puede ver las ventajas: la tarjeta le sirve para planear sus consumos del mes, tiene un récord impecable y es más sencillo que le den un crédito para automóvil o casa que si nunca hubiera tenido ningún tipo de financiamiento.

Saber hablar de dinero  
El dinero es parte de la vida y como cualquier otra área hay que aprender a hablar sobre ella.  Entre mejor sea la comunicación a este respecto, mayores serán las posibilidades de aprender a manejarlo óptimamente.

Para algunas personas es un tema delicado o incluso de mal gusto, pero evitarlo puede generar que se creen mitos alrededor de él o simplemente que no se vea con naturalidad. Extrapolando, alguien que no aprendió a hablar de dinero desde pequeño, difícilmente le podrá comunicar en la edad adulta a su familia que están pasando por un periodo complicado, en el que se requiere la cooperación de todos para ahorrar, cuando con ese simple hecho podría arreglar su situación.

Introducir el tema como parte del día a día, como por ejemplo al explicar el uso de los instrumentos que papá y mamá poseen -como créditos, cuentas de ahorro y seguros-, con juegos o simplemente contándoles experiencias sencillas de cómo se hicieron de determinado bien, pueden ser maneras efectivas para hacerlo.

Puede que muchos de los que hoy son padres no hayan recibido muchos consejos respecto al dinero, no es exactamente un tema habitual, pero si queremos que nuestros hijos sean más exitosos que nosotros manejando sus finanzas personales debemos hacer un esfuerzo por aprender más y por transmitírselos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...