jueves, 27 de febrero de 2014

Cómo el comportamiento influye al momento de comprar


Compra, consumo y control financiero.  Al leer estas tres palabras, los más distraídos pueden pensar -en un primer momento- que es imposible alinearlas.  Al hablar de planificación financiera, inmediatamente pensamos en algo difícil de ejecutar, algo que necesita ser minuciosamente preparado para ser usado en un determinado momento del futuro, con beneficios comprobables.  Todo parece muy difícil, ¿verdad?

La disculpa trae consigo una actitud peligrosa: “a fin de cuentas, si puedo consumir hoy ¿por qué dejarlo para Dios sabe cuándo?”.  La primer gran lección de educación financiera es justamente controlar el impulso del hoy y del ahora.  Lo creas o no, la prisa es la enemiga de la perfección y hace al consumo mucho más caro y trabajoso.  Pero, el mensaje es este: consumir no es pecado.  Sin consumo no tendríamos economía, empleos ni oportunidades para todos.  La pregunta fundamental que debemos hacernos es la siguiente: ¿por qué el consumo o la compra no pueden ser planificado, pensado y hecho de manera consciente?

Los dramas de la vida real asustan
Al pasar por momentos de gran desgaste emocional, muchas personas terminan viéndose envueltas con la peor sensación post-compra: aquella que se mezcla con el inconsciente, un lugar muy peligroso.  Los dramas de la vida real se ven aliviados por la sensación de la compra.  Esto, generalmente, trae secuelas (y deudas) peligrosas.

Pero una gran lección de educación financiera es esta: define un objetivo y trabaja en pos de él.  Define el valor y tenlo siempre a mano, de esta forma tus intereses podrán guiarte y evitar que –aún en períodos de emociones fuertes– dejes que el bolsillo tome el control.  Hasta las compañías han descubierto la importancia de valorar la educación financiera.

Está claro que existen algunos momentos más comprometedores y que demandan mucha más atención.  El inicio de una relación, el nacimiento de un hijo, una promoción en el trabajo, por nombrar algunos. Pues así es, no es novedad que los momentos de gran emoción son también situaciones de posible descontrol financiero.

Para todo esto, planificación
Un arma eficaz y que trae un beneficio inmediato es saber sostener y alimentar metas a corto, mediano y largo plazo; revalidándolas y renovándolas constantemente.  Tratar de aprender cómo anticiparse al futuro, actuando para su concreción desde ahora, desde el hoy.

Muchos jóvenes se encuentran endeudados ya desde el período de universidad.  Muchos porque no aprendieron en la escuela -ni en estudios superiores- que existen medios y modos más conscientes de realizar sus sueños de consumo.  Nadie los educó financieramente, ni intentaron hacerlo; nunca.  Los jóvenes consumen en demasía y, desgraciadamente, no se interesan por el tema.

Pero al mismo tiempo, una generación nueva y llena de expectativas puede iniciar una vida de control financiero, buscando información que haga la diferencia, y los lleve a un futuro más pleno.  Esta generación está ahí, aquí y necesita espacio y también ser valorada.  A fin de cuentas, sabemos que aquellos pequeños valores gastados de manera irresponsable pueden hacer falta en el futuro, que siempre llega.

La actitud como herramienta de la sociedad
El control financiero debe basarse en la planificación a largo plazo, desde muy temprano.  Significa pensar en la calidad de vida, cuando muchas empresas solo se interesan por extraer el máximo provecho de nuestra rutina de trabajo.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?
Cabe, entonces, incentivar a las familias a conversar con franqueza sobre el dinero, sin tabúes o reglas definidas.  Es momento de para que todos oigan y hagan juntos una evaluación de los logros y de los problemas financieros que se atraviesa en este momento, para poder hacer un cambio de rumbo.  Es hora de ser disciplinados.

De la misma forma en la que resulta obvio comprender que quien pasa por momentos delicados y de gran emoción puede comprometer sus objetivos y meterse en grandes problemas financieros, es notable la relación de éxito de personas que decidieron tomar el control de su dinero y comenzaron a planificar sus gastos.  Con una actitud que venza la pereza, puedes comprar más y mejor.  Hoy y siempre.

Sofía Macías
Consultora Financiera del Programa Consumo Inteligente de MasterCard

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...