jueves, 15 de marzo de 2012

Cine - The Way

 
Este es otro filme digno de mención.  Posee varios valores apreciables, muy disfrutables, y valga la redundancia... valorables.

The Way es un filme dirigido por Emilio Estevez y protagonizado principalmente por su padre, el experimentado actor Martin Sheen.  El guión es una adaptación, también labor de su director, basado en el libro de Jack Hitt.  La película se estrenó el 19 de Noviembre de 2010.

El filme lleva un trama copado de momentos filosóficos; ideal para el que le gusta entretener y satisfacer la mente y el espíritu con este tipo de estímulos, pero además (otro valor) con cada escena, en cada parada, un paraje y un escenario bello y formidable, correspondiente al largo, antiguo y famoso peregrinaje llamado El Camino a Santiago de Compostela; también conocido como "El Camino".

Filosofable o meditable es el concepto de que lamentablemente, aveces en la vida uno no llega a conocer, o a comprender, o a apreciar, o incluso a querer correctamente a una persona en vida hasta que se hace demasiado tarde.  Otro principio ponderable, y del cual también podemos aprender una senda lección, es el aveces actuar en la vida de una manera absolutista, que no admite la forma de ver las cosas de los demás, y lastimando irremediablemente a esos seres cercanos a uno.  Por eso este filme, titulado "El Camino" (The Way) nos ofrece además dos subtítulos: "You don't choose a life, you live one"; "Life is too big to walk it alone".

Por su lado, el camino a Santiago es una experiencia tan única, tan esperanzadora y meditable, tan enriquecedora espiritualmente, tan diferente a lo que uno espera; tan mística y misteriosa, tan multicultural y universal, mientras el peregino va en camino y sacrificio tras la basílica erigida en nombre de un apóstol de Jesucristo llamado Santiago.  Esta ruta centenaria de casi mil kilómetros de recorrido es andada no solo por católicos y cristianos, sino por seres humanos de todas las denominaciones religiosas, de todas las nacionalidades, cada quien con su motivo que no es necesariamente la obtención o la presencia de un milagro, sino más bien, muchas veces, simplemente crecer y mejorar espiritualmente; cambiar.

Padre e hijo trabajan muy bien en este hermoso filme, apoyados por un elenco que escenifica excelentemente bien la experiencia multifacética y omnimística que representa este "breve" camino de la vida, y con esto nos hacen meditar constantemente a lo largo de toda la película.  Describirlo de esta manera me hace desear volver a ver el filme (a ver qué dejé de captar).  ¡Buen camino a todos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...