viernes, 30 de marzo de 2012

Semana 32: adiós al estrés


Hola! Como les contaba en la publicación anterior sobre la Semana 31, estamos ya en la recta final, por lo que he decidido que en la medida de lo posible y si el tiempo me lo permite haré una publicación semanal, es por eso que hoy les traigo mis notas sobre la Semana 32.

Esta semana no ha sido más tranquila que las anteriores pero si importante ya que aprendí una lección: No soy SuperWoman y definitivamente es tiempo de ir desligándome de las responsabilidades del trabajo, andar en el carro (manejando) corriendo de un lado al otro de la ciudad en medio del tranque. Es muy importante estar claras durante el embarazo de que todo el estrés que sentimos, nuestro bebé también lo siente y le afecta, entonces debo ser justa y evitar que mi hijo desde ya esté estresado.

La semana pasada tomé una mala decisión de alimentación y por estar pensando en otros temas del trabajo no me percaté que estaba teniendo una baja de azúcar, por lo que me empesé a sentir mal, cosa que en el momento no supe interpretar y me asusté mucho porque el principal síntoma fue la pérdida de la visión, pero gracias a Dios no pasó a mayores, no me desamayé y aprendí mi lección.

SuperWoman no existe, porque ahora me canso más, el bebé tiene cada vez menos espacio en mi vientre, por lo que sus movimientos son más fuertes y no son nada agradables si llegan de sorpresa y voy manejando, ni hablar de quedar encerrada en un tranque y tener la necesidad de orinar, la cual es cada vez más constante.

Así que si alguien está buscando a SuperWoman, aquí no esta, puede seguir la búsqueda por otro lado, por que yo soy un ser humano con mucho entusiasmo por la vida y deseos de desempeñarme en este papel de la mejor manera, pero sin poner en riesgo la tranquilidad y salud de mi hijo.

La semana ha sido especial, porque como les decía hace un tiempo atrás soy muy afortunada de que el embarazo a estado conmigo en fechas importantes y esta semena fue mi cumpleaños, sin duda un cumpleaños muy especial, pero siendo honesta el próximo año definitivamente que será mejor.

Cambios?
He llegado a pensar que quizás estoy embarazada con dos bebés y no uno (es una broma), llevo muchas semanas sintiendo las patadas de mi hijo, pero estos últimos días sentirlo por distintas partes de mi panza me hace pensar que no solo juega fútbol, yo creo que también boxea allá adentro. Pero amo la frase de mi doctor: "bebé que se mueve es un bebé sano". No se extrañen si después les cuento que mi bebé nació y ya caminaba, porque es muy activo.

Otro cambio significativo es que ahora me canso más, y he llegado a la conclusión de que si no voy a caminar 3 veces a la semana, entonces retengo más líquido y tengo en las tardes una sensación de que mi cuerpo pesa 200 libras.

Lo más sobresaliente?
Terminar el curso de preparación al parto creo que ha sido lo más sobresaliente y gratificante, poder sentir que estoy poniendo de mi parte para que las cosas salgan lo mejor posible y hacer un buen trabajo en el parto.

Otro gran acontecimiento esta semana, fue conocer al pediatra, sentí un gran alivio cuando salí de la cita con la idea en mi mente de que lo habíamos encontrado, no había duda, este doctor es el pediatra que asistirá al nacimiento de mi hijo y quien lo verá crecer sano y fuerte.

Concejos de Belleza?
Más que de belleza, hablemos de una parte muy importante y que toda mujer debe practicar no solo por el embarazo, sino en algún momento: ejercicios Kegel.

Son ejercicios que ayudan a fortalecer el suelo pélvico y ayudan a evitar la incontinencia urinaria, un problema que afecta aproximadamente al 70% de las mujeres, ya sea durante el embarazo o en cualquier otro momento de su vida adulta. También ayudan a evitar las hemorroides y la cicatrización después de la episiotomía.

Práctica: imagina que estás tratando de retener la orina, la sensación es de apretar y levantar. Estos ejercicios hay que practicarlos varias veces al día para hacerlos un hábito.

Fashion Mamma!
No es fácil, entramos en la etapa difícil, en la que estar cómoda con la ropa que te cubre la barriga es casi un mito, pero hay que hacer el esfuerzo, quizás un tono de lipstick nuevo o de sombras, nos de ese toque diferente y nos ilumine el rostro para salir radiantes y frescas.

Cualquier cosa menos vernos destruidas ni maltratadas, recuerden que estamos esperando el gran acontecimiento de la vida, no es un castigo ni una enfermedad.

En esta etapa también es importante tener en cuenta que cualquier ropa que compres, es mejor que sea práctica para el momento de amamantar.

Esta semana me consentí con un pedicure y manicure.

Techno Mamma!
Una de mis metas es dar lactacia y estoy leyendo un libro que no solo enseña lo gratificante que es sino técnicas que debemos seguir para hacer este periodo más fácil, se llama: El arte femenino de Amamantar por la liga de la leche internacional. Recomendado!

Además conseguí una aplicación para iPhone que se llama "Breast feeding friends" y es una ayuda para llevar un record de el lado que estamos usando para amamantar y el tiempo.

Aquí les dejo la foto para esta semana:


Besos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...