sábado, 19 de marzo de 2011

SERIES – Virtudes y Valores - Puntualidad


Intento una nueva temática al escribir en "Series", además de cualquier otro tema. Una serie será sobre Virtudes y Valores. Tal vez otra serie sea sobre temas cívicos y ligeramente políticos. Espero transmitir un poquito más de valor e interés a quienes leen este blog.

Puntualidad es una de mis virtudes favoritas. Por eso empiezo esta serie con ella. Además de virtud, es una costumbre; un hábito. Tiene distintos aspectos; uno, por supuesto, tiene que ver con el valor tiempo. Pero otros aspectos son de caracter personal y hasta social. Veamos.

El tiempo es un valor esencial en la vida. Es la esencia de muchas cosas. Es como un río cuyas aguas fluyen eternamente. Fluyó mucho antes de nuestro nacimiento, y seguirá fluyendo después de nuestra partida. Dentro de ese caracter esencial, es preciso que nuestro conciente y subconciente realizen que éste es "nuestro" tiempo; cada dia, hora, minuto y segundo de él. El tiempo se va, y luego de su paso, no regresa más. El tiempo es como un lienzo en blanco; es para aprovechar oportunidades, realizar sueños y anhelos, vivir experiencias, aprender, desempeñar, descansar, construir, deshacer, etc.

Ahora estamos en 2011. La vida es de tal manera que algun día se originó la necesidad de inventar los corredores Norte y Sur (en la ciudad de Panamá). Uno paga dinero por utilizarlos; y ¿qué se adquiere a través de ellos? TIEMPO! Y ¿qué vende el Canal de Panamá si no es tiempo? Esto ejemplifica el concepto "valor", con relación a la definición de tiempo. "Tiempo es dinero". "Tiempo es oro". Humanamente, "Tiempo es.. Oportunidades", o la oportunidad que se va y no vuelve más. En la "historia" del Canal de Panamá, que todos los días escribimos con ahínco, esto tiene un efecto de ondulación. Cada barco de deja de pasar en un día, es un barco menos en el conteo del año, y por lo tanto es un barco menos en la vida. Cada carro que deja de pasar en una luz verde, porque alguien o más de uno en la fila está distraido o es indolente o irresponsable, es un carro más en el tranque de todos los dias, y son oportunidades desvanecidas más adelante, con repercusiones incalculables.

Luego, el aspecto personal. La puntualidad es una de las virtudes que define positiva o negativamente nuestro carácter y perfil personal. "Carlos Mata es un hombre muy puntual (o impuntual)". Dentro de nuestro nivel cultural se conoce (o no) el valor del tiempo. "El tiempo de Carlos vale oro". Por lo tanto, la puntualidad y el tiempo dispensado son dos valores que se agradecen y también se admiran. El tiempo es dulce, amargo, agradable, "duro", largo, corto, especial, breve, o sublime, inolvidable, indeleble e imperecedero. El tiempo dedicado para dar amor y afecto es el más dulce de todos.

Finalmente, la puntualidad en el contexto social. "Nos vemos a las 10, hora inglesa". ¿Se caracteriza la sociedad panameña por su impecable puntualidad? ¿Se practica la puntualidad dentro de tu empresa o campo de trabajo? ¿se lo inculcas a tus hijos? ¿A tus alumnos? ¿A tus empleados? Piensa que tu impuntualidad constituye, además de una mancha a tu propia imagen, un abuso, un irrespeto y una ofensa hacia otra persona o personas. Es un atrazo colectivo, endémico y social. Todos perdemos oportunidades y dejamos de crecer y de vivir tras la impuntualidad. Esto se ve cláramente reflejado en las diversas sociedades, de manera positiva o negativa.

Al que madruga, Dios lo ayuda. El pájaro tempranero se lleva el gusano. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. El último día de tu vida te darás cuenta de que el tiempo ha sido la esencia de todo. La puntualidad es parte de tu lustre y es tu oro personal. ¡A practicar la puntualidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...