martes, 15 de marzo de 2011

Cine: Conviction


Me encanta el cine, no lo voy a negar y sobretodo cuando las películas encierran un mensaje positivo, motivan o son de la vida real, cuando queda en mi mente ese “algo” que por varios días me hace meditar.

Hace poco vimos “Coviction”, una película basada en hechos de la vida real y protagonizada por Hillary Swank y Sam Rockwell, además cuenta con la fabulosa actuación de Melissa Leo.

La película narra la heroica historia de Betty Anne Waters, una madre soltero que trabaja como mesera, y tiene un hermano llamado Kenneth Waters, quien es enviado a la cárcel de manera injusta por un crimen ocurrido en 1980 en el estado de Massachusetts que él no cometió.

La historia muestra como Betty nunca perdió la fe en la inocencia de su hermano, quien había sido condenado a cadena perpetua y permaneció en la cárcel aproximadamente 18 años, mientras su hermana Betty sin dinero para pagar un abogado pero con la convicción de que su hermano era inocente, se inscribió en la universidad para estudiar derecho, así estudió mientras trabajaba de mesera y criaba a sus hijos.

Cuando Betty se graduó, colectó las evidencias del caso y buscó el apoyo de la fundación Innocence Project, que se encarga de prestar servicios legales a casos que de manera injusta han ido a parar a prisión mediante las pruebas de ADN. La representación de Betty y todo el trabajo investigativo que realiza con mucha paciencia y amor para recolectar las evidencias, llevan a liberación de Kenneth el 19 de junio de 2001. Su historia atrajo la atención de los medios de comunicación que los esperaron a la salida de la corte para conocer esta historia de éxito tan particular.

Betty Anne Waters, es un ejemplo de perseverancia y convicción. Hoy día es una mujer que lucha por las causas difíciles de los convictos con Innocence Project.

La película describe el drama familiar y todo lo que ella sacrificó para ayudar a su hermano. La película termina con este gran triunfo y el regreso de Kenneth a la vida después de 20 años de prisión.

Pero la vida es irónica y esto no lo muestra la película, después de esta larga batalla legal, tan solo tres meses después el 6 de septiembre de 2001, Kenneth murió de manera accidental, estando en su ciudad decidió ir corriendo a la casa de sus sobrinos y tomó un atajo, pero al saltar una cerca esta se fue al piso, Kenneth cayó de una altura de 15 pies y se dio un fuerte golpe en la cabeza, permaneció 13 días en el hospital y murió.

Han pasado más de nueve años de su muerta y su hermana aún llora cuando relata esta historia, que hoy día ha cobrado más relevancia tras el lanzamiento de la película en 2010.

En el 2009, la ciudad de Ayer en el estado de Massachusetts acordó pagar 3.4 Millones de dólares en indemnización por daños a los derechos civiles del caso Kenneth Waters.

Les recomiendo esta película como un ejemplo de perseverancia y la lectura del artículo sobre otro caso similar y de la vida real: la historia de Dawey Bozella.

Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...