sábado, 29 de octubre de 2011

Espíritu Surfer: Ejemplo de coraje y determinación


Desde hace varias semanas estaba pensando escribir sobre este tema, pero el tiempo no me ha acompañado, finalmente hoy tengo el tiempo para hacerlo.

El mes pasado vi una película que me impactó mucho, basada en hechos de la vida real y que mejor momento para escribir de ella ahora que llevamos una racha escribiendo y comentando sobre personas sobresalientes, con carisma y que son un ejemplo para los demás.

La película que vi se llama "Soul Surfer" y es basada en la historia de Bethany Hamilton, una chica de 13 años que nació en Hawaii y junto con sus padres y sus hermanos, desde muy pequeña comparte la pasión por el surf. Todo su entorno tiene que ver con este deporte y es algo que simplemente le apasiona, llevan una vida sensilla y muy dedicada a su fe cristiana.

Dentro de la categoría adolescente, Bethany tenía un futuro prometedor y a su edad ya estaba a punto de firmar contrato con la reconocida marca Rip Curl. Pero un día mientras se encontraba con su hermano, su mejor amiga y el padre de esta, descansando sobre su tabla esperando por más olas en el mar, repentinamente es atacada por un tiburón que le arranca el brazo izquierdo.


Los acontecimientos se convierten en una pesadilla, mientras tratan a toda costa de llegar a la orilla, luego correr al carro y salir hacia la ciudad al encuentro de la ambulancia que ya venía en camino.

La historia de Bethany, quizás la hemos escuchado antes de otros surfers que han pasado por situaciones similares o quizás peores. Pero aquí es donde les voy a contar qué es lo que la hace más especial.

El 31 de octubre de 2003, Bethany Hamilton, llegó al hospital en una situación de vida o muerte por la cantidad de sangre perdida. Permaneció siete días en el hospital y se cuenta que siempre con un espíritu ejemplar, con mucho entusiasmo, alegría y deseos de regresar al mar.

Al regresar a su casa, Bethany trató de hacer una vida normal, luego de que su  historia le había dado la vuelta al mundo en los noticieros. Ayudaba en casa en lo que podía, tratando de adaptarse a su nueva condición. Incluso le pidió a su padre que la ayudara a regresar al surf, haciéndole una tabla especial.

Inicialmente sus esfuerzos de surfear fueron frustrantes, misma frustración que vivía su familia. Por lo que ella decidió alejarse un tiempo, uniéndose a un grupo de misioneros que salían rumbo a Tailandia para ayudar a los sobrevivientes del Tsunami.

Este viaje marcó la vida de Bethany de manera irreversible, allá conoció la miseria humana y el sufrimiento que sufrian miles de personas de diferentes edades y entendió que ella aún con su discapacidad podía ser de gran utilidad.

Estando en la playa conoció a una niña que había perdido a sus padres en el tsunami, todos decían que desde la desgracia no la habían visto sonreir ni hablar. Bethany, le tomo cariño a la niña y trató de alegrarla invitándola a entrar al mar con una tabla de surf que encontró. Todos se asombraron al ver la alegría de la niña que jugaba con Bethany sobre la tabla, que en poco tiempo la playa se llenó y la alegría se reflejó en el rostro de muchos niños.

Bethany, regresó a Hawaii reconfortada y más decidida que nunca a volver al surf. Con el apoyo de sus padres y hermanos que la sometieron a un entrenamiento muy exigente.

Bethany volvió a ser surfer profesional.  En el 2004, recibió el premio Teen Choice Awards, como Best Comeback. y se ha hecho de muchos títulos:


Ha participado en multiples entrevistas compartiendo su fe en Dios y su mensaje de entusiasmo para todos. Viaja por el mundo, practicando el surf y ayudando a otros; y dice que regresa a Tailandia cuando puede.


Todo un ejemplo a seguir ante la adversidad.

No te rindas! Saludos!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...