sábado, 14 de noviembre de 2015

SERIES - Virtudes y Valores - Perfil Psicosocial


En esta Serie hemos tocado el tema de los cuatro planos de la condición humana.  Hemos hablado sobre la Espiritualidad del hombre y la mujer.  Hemos hablado sobre la personalidad, la ética, el valor humanístico; sobre el valor de la familia en el individuo; sobre su actitud.  Es hora de conversar un poco sobre el perfil y la conducta psico-social de cada uno, porque la mayoría (si no la totalidad) de los problemas sociales, son justo eso: "problemas" "sociales".  Es el mal desempeño de las personas al actuar en, o ante la sociedad; ante la colectividad humana que nos rodea todos los días. 

Para comprender este tema es necesario enfocarlo de manera interdisciplinar.   Las dos ramas principales del estudio del comportamiento humano son la psicología y la sociología.  Ambos se integran en la psicología social, que se encarga de estudiar al ser humano pero integrado en un contexto social, osea en grupo. 

Vayamos visualizando los valores de este importantísimo concepto.  El conglomerado de factores que componen esta psicología social luego constituyen una cultura.  Estos dos conceptos son interrelacionados; es decir, la cultura influye en la conducta psicosocial individual, y ésta también influye en la cultura. 



Esta interacción cultural - social puede dar pie a toda una serie de "riesgos psicosociales", identificados como riezgos para la salud y que generan respuestas de tipo fisiológico (reacciones neuroendocrinas), emocional (sentimientos de ansiedad, depresión, alienación, apatía, etc.), cognitivo (restricción de la percepción, de la habilidad para la concentración, la creatividad o la toma de decisiones, etc.) y conductual (abuso de alcohol, tabaco, drogas, violencia, asunción de riesgos innecesarios, etc.) que son conocidas popularmente como "estrés", y que pueden ser precursoras de enfermedad en ciertas circunstancias de intensidad, frecuencia y duración.

Yo siempre digo que en la vida actual, la sociología cada vez juega un papel más y más importante, tanto (y sobretodo) en el factor preventivo, como en el predictivo, como en el funcional (de la sociedad como tal).  Lo triste es que mientras más importante y necesario se hace, menos es tomada en cuenta por los gobiernos que son quienes toman decisiones que afectan a la colectividad.  No se toma en cuenta a la opinión experta de los sociologos, con los tres factores que acabo de mencionar.  Suben los impuestos tomando en cuenta elementos de juicio puramente económicos (y por ese lado también son decisiones mal tomadas), sin tomar en cuenta los factores sociológicos y cómo esas acciones va a afectar al funcionamiento de la sociedad como conglomerado.  Otro ejemplo muy claro: lo que se menciona en Panamá hoy en día; la inminente posibilidad de subir la edad de jubilación.  Se toman en cuenta factores económicos que han de mitigar los efectos de los errores y los malos manejos de quienes han regentado la Caja de Seguro Social, pero no se consulta a expertos sociólogos para tomar en cuenta cómo esta acción ha de afectar la calidad de vida del trabajador y ciudadano valioso, contribuyente y panameño; más luego a la sociedad en conjunto. 



Pero como esta serie se enfoca en las virtudes y los valores, concentrémonos en lo que nos interesa: el buen perfil psicosocial como valor.  ¿Cómo se obtiene o cómo se cultiva un buen perfil psicosocial desde los nuevos individuos?  ¡Desde luego!  Todo nace a raíz de la célula principal de la sociedad, que es la familia; empleando, demostrando e inculcando los valores morales y los valores humanos; muchos de ellos descritos en esta Serie.   El individuo se nutre de los valores (o los desvalores) de la familia cuando es pequeño, en su gran mayoría aunque claro está, con algo de buena o mala influencia (casi siempre mala) por parte de la sociedad en la que ese pequeño o joven individuo se desarrolla y desempeña.  Luego, y a lo largo de su vida, el individuo obtiene apoyo y refuerzo a raíz de su familia (o no lo obtiene).  Desarrollar el plano global humano de un individuo es desarrollar sus cuatro planos de su condición humana: el espiritual, el intelectual, el emocional, y el físico, pero además su personalidad y su perfil psicosocial.  Esto traerá como resultado un individuo integral, que, valga la redundancia, goza de y demuestra integridad moral y humana.

Sin embargo, los trastornos psicosociales en realidad provienen del uso social.  Son prevenibles con una sólida formación y base en los buenos valores, pero son enfermedades y desequilibrios deribados de los estilos de vida actuales.   Los trastornos psicosociales constituyen a los estados de estrés crónicos, como lo son la agresividad, la angustia, la falta de recursos o soportes emocionales, etc.  Estos generan síntomas o enfermedades como los trastornos adaptivos (adicciones, manías y fobias), trastornos alimentarios, la depresión, la fatiga crónica, la fatiga emocional, etc.

Indiscutiblemente que vivir en sociedad puede influir de forma negativa.  Sin embargo, vivir en sociedad es la riqueza personal universal porque la esencia del ser humano es relacional.  No obstante, es importante potenciar la libertad personal frente a cualquier condicionamiento social negativo.  Paralelamente al ser social y al ser político que como personas poseemos, es muy importante aveces enfocarse en la individualidad.  Reflexionar en el uno mismo, en su vida, en su destino y legado, y poder manejar correcta y sanamente la soledad.  Muchas personas tienen muy poco dominio o contacto con esto.  Otras personas son muy sociable y tienen muchas habilidades sociales.  Estas pueden influir poderosamente a su entorno social, de manera positiva o negativa.  Todos estos factores se potencian y se dominan idealmente mendiante la base personal de valores.

Para concluir, deseo mencionar que en el año 2012, la cadena noticiosa CNN hizo público un estudio realizado por la encuestadora Gallup, que sugiere que Panamá (y Paraguay) era en ese momento el país más feliz del mundo (el primero de los 10).  Curiosamente, en esa misma lista está El Salvador, Venezuela y Trinidad y Tobago, entre otros.  Siempre puse en tela de duda el resultado de esa investigación, y ahora más.  Veamos:

Una sociedad feliz es la suma de muchas personas que son dueñas de su destino, son felices y saben lo que quieren.  Por lo tanto, es cada individuo a nivel individual quien debe de poner de su parte para realizar acciones con las que dejar su huella positiva (su legado) en el mundo a través de acciones llenas de bondad.  Simple y llanamente.


Como en mis escritos anteriores en esta Serie, ahora los exorto a explorar internamente y entender su perfil psicosocial y su nivel de felicidad y satisfacción personal.  Esto visto con total honestidad.  Todos a cultivar el perfil psicosocial hermoso que beneficie brillantemente tanto a la sociedad en que vivimos como a nosotros mismos de manera individual.  ¡Es un gran valor!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...